Potencia el desarrollo de habilidades sociales en niños: guía práctica

En el mundo actual, donde la tecnología y las pantallas dominan gran parte de nuestras vidas, es cada vez más importante fomentar el desarrollo de habilidades sociales en los niños. Estas habilidades les permiten relacionarse de manera efectiva con los demás, comunicarse de forma clara, resolver conflictos y trabajar en equipo.

Te proporcionaremos una guía práctica para potenciar el desarrollo de habilidades sociales en los niños. Te daremos consejos y actividades que puedes realizar tanto en casa como en el entorno escolar, para ayudar a los niños a desarrollar habilidades como la empatía, la comunicación asertiva, la cooperación y la resolución de conflictos.

Al leer este artículo, descubrirás cómo fortalecer las habilidades sociales de los niños, lo que les permitirá tener relaciones más saludables, desarrollar una mayor autoestima y adquirir las herramientas necesarias para enfrentar los desafíos de la vida diaria de una manera positiva y constructiva.

➡️ Tabla de contenido

Por qué son importantes las habilidades sociales en los niños

Las habilidades sociales son fundamentales para el desarrollo de los niños, ya que les permiten interactuar de manera efectiva con otras personas, establecer relaciones positivas y resolver problemas de manera constructiva. Estas habilidades les proporcionan las herramientas necesarias para comunicarse, cooperar, negociar y trabajar en equipo, lo que les será de gran utilidad a lo largo de su vida.

En la era digital en la que vivimos, es común que los niños pasen mucho tiempo frente a pantallas y se pierdan de la interacción cara a cara. Esto puede tener un impacto negativo en su desarrollo social, ya que no tienen tantas oportunidades para practicar y desarrollar estas habilidades de manera natural. Por eso, es importante que los padres y educadores se enfoquen en potenciar estas habilidades en los niños desde temprana edad.

Beneficios de desarrollar habilidades sociales en los niños

Desarrollar habilidades sociales en los niños tiene numerosos beneficios a corto y largo plazo. Algunos de los principales beneficios incluyen:

  1. Mejor calidad de vida: Las personas con habilidades sociales bien desarrolladas suelen tener relaciones más satisfactorias y saludables, lo que contribuye a una mayor felicidad y bienestar general.
  2. Mejor rendimiento académico: Las habilidades sociales también pueden tener un impacto positivo en el rendimiento académico de los niños. La capacidad de trabajar en equipo, comunicarse de manera efectiva y resolver conflictos les ayuda a tener un mejor desempeño en el aula.
  3. Mayor éxito profesional: En el ámbito laboral, las habilidades sociales son altamente valoradas. Los individuos con buenas habilidades sociales tienden a destacar en el trabajo en equipo, la comunicación eficaz y la resolución de problemas, lo que les brinda mayores oportunidades de éxito profesional.
  4. Mejor salud mental: Las habilidades sociales también están relacionadas con una mejor salud mental. Los niños que tienen una red de apoyo social sólida y pueden comunicarse y expresar sus sentimientos de manera saludable tienen menos probabilidades de experimentar problemas de salud mental como la ansiedad y la depresión.

Es importante tener en cuenta que el desarrollo de habilidades sociales no ocurre de la noche a la mañana, sino que es un proceso continuo que requiere práctica y apoyo constante. Los padres y educadores desempeñan un papel fundamental en este proceso, brindando a los niños oportunidades para interactuar con otros, modelando comportamientos sociales positivos y proporcionando retroalimentación constructiva.

Consejos prácticos para potenciar las habilidades sociales en los niños

A continuación, se presentan algunos consejos prácticos para ayudar a potenciar las habilidades sociales en los niños:

  • Fomentar el juego cooperativo: Promover actividades en las que los niños tengan que trabajar juntos y colaborar, como juegos de mesa o proyectos en equipo. Esto les ayudará a practicar habilidades como la comunicación, la negociación y la resolución de conflictos.
  • Enseñar habilidades de comunicación: Enseñar a los niños a expresar sus ideas y sentimientos de manera clara y respetuosa, así como a escuchar activamente a los demás. Fomentar la empatía y la comprensión hacia los demás.
  • Modelar comportamientos sociales positivos: Los niños aprenden mucho observando a los adultos. Es importante que los padres y educadores sean modelos a seguir de comportamientos sociales positivos, como el respeto, la amabilidad y la empatía.
  • Promover el juego social: Fomentar el juego con otros niños y organizar actividades sociales, como fiestas de cumpleaños o salidas al parque, para que los niños tengan la oportunidad de interactuar y practicar sus habilidades sociales.

El desarrollo de habilidades sociales en los niños es fundamental para su éxito y bienestar a lo largo de su vida. Potenciar estas habilidades desde temprana edad les brinda numerosos beneficios, como una mejor calidad de vida, un mayor rendimiento académico, un mayor éxito profesional y una mejor salud mental. Los padres y educadores desempeñan un papel crucial en este proceso, brindando apoyo y oportunidades para que los niños practiquen y desarrollen estas habilidades de manera efectiva.

Etapas del desarrollo de las habilidades sociales en los niños

El desarrollo de las habilidades sociales es un aspecto crucial en la educación y crecimiento de los niños. Estas habilidades les permiten interactuar de manera efectiva con otras personas, establecer relaciones positivas y resolver conflictos de manera constructiva. A lo largo de su desarrollo, los niños pasan por diferentes etapas que marcan su adquisición de habilidades sociales.

Etapa 1: Observación y aprendizaje

En esta etapa temprana, los niños comienzan a observar e imitar las conductas sociales de las personas que los rodean, como sus padres, hermanos mayores y otros adultos significativos. Aprenden a través de la observación y la práctica, internalizando las normas y comportamientos aceptables en diferentes situaciones sociales.

Ejemplo: Un niño puede observar a su padre saludar cortésmente a otras personas y aprender a hacer lo mismo, saludando y diciendo "hola" con una sonrisa a familiares y amigos.

Etapa 2: Juego cooperativo

En esta etapa, los niños comienzan a participar en juegos y actividades en grupo, lo que les brinda la oportunidad de practicar habilidades sociales como el trabajo en equipo, la comunicación y la resolución de problemas. Aprenden a compartir, esperar su turno y expresar sus ideas y sentimientos de manera adecuada.

Ejemplo: Durante una actividad de juego en grupo, un niño aprende a compartir sus juguetes con otros niños, a esperar su turno para jugar y a expresar su desacuerdo de manera pacífica.

Etapa 3: Desarrollo de empatía

En esta etapa, los niños comienzan a desarrollar la capacidad de ponerse en el lugar de los demás y comprender sus emociones. Aprenden a reconocer y responder de manera adecuada a las expresiones faciales, el tono de voz y las señales no verbales de los demás, lo que les ayuda a establecer conexiones más fuertes y significativas con los demás.

Ejemplo: Un niño nota que su amigo parece triste y le ofrece un abrazo y unas palabras de consuelo para mostrarle que se preocupa por él.

Etapa 4: Habilidades de resolución de conflictos

En esta etapa, los niños aprenden a resolver conflictos de manera pacífica y constructiva. Adquieren habilidades como la negociación, el compromiso y la búsqueda de soluciones mutuamente aceptables. Aprenden a expresar su opinión, escuchar a los demás y encontrar soluciones que satisfagan las necesidades de todos los involucrados.

Ejemplo: Dos niños que quieren jugar con el mismo juguete aprenden a negociar turnos y a encontrar una solución que les permita a ambos disfrutar del juguete sin pelear.

Etapa 5: Desarrollo de la autoconfianza

En esta etapa final, los niños desarrollan una mayor confianza en sí mismos y en sus habilidades sociales. Se sienten cómodos al interactuar con otros, expresar sus ideas y ser ellos mismos. La práctica constante de las habilidades sociales les brinda la seguridad necesaria para enfrentar diferentes situaciones sociales con confianza y éxito.

Ejemplo: Un niño se siente seguro al presentarse frente a sus compañeros de clase y compartir una idea durante una presentación oral.

Es importante tener en cuenta que cada niño sigue su propio ritmo de desarrollo y puede pasar más tiempo en una etapa que en otra. Los adultos pueden ayudar en el proceso de desarrollo de habilidades sociales en los niños brindándoles oportunidades de práctica, modelando comportamientos positivos y proporcionando retroalimentación constructiva.

Estrategias para fomentar las habilidades sociales en casa

Las habilidades sociales son fundamentales para el desarrollo integral de los niños, ya que les permiten establecer relaciones saludables, comunicarse eficazmente y resolver conflictos de manera constructiva. Estas habilidades son esenciales tanto en el ámbito personal como en el académico y profesional a lo largo de la vida. Afortunadamente, existen diversas estrategias que los padres pueden implementar en casa para potenciar el desarrollo de estas habilidades en sus hijos.

1. Fomentar el juego cooperativo

El juego es una excelente manera de enseñar a los niños a colaborar, compartir y tomar turnos. Fomentar el juego cooperativo les ayuda a desarrollar habilidades sociales como la empatía, la negociación y la resolución de problemas. Por ejemplo, se puede organizar una tarde de juegos en familia donde se juegue a juegos de mesa que requieran la cooperación de todos los miembros.

2. Enseñar habilidades de comunicación

La comunicación efectiva es clave en las relaciones sociales. Los padres pueden enseñar a sus hijos a expresar sus sentimientos y pensamientos de manera clara y respetuosa. Se puede practicar a través de ejercicios de role-playing donde los niños simulan situaciones de comunicación y los padres les dan retroalimentación constructiva.

3. Promover la resolución de conflictos

Los conflictos son inevitables en las interacciones sociales, por lo que es importante enseñar a los niños estrategias para resolverlos de manera pacífica y constructiva. Los padres pueden guiar a sus hijos en la identificación de soluciones y en la búsqueda de compromisos. Por ejemplo, se puede enseñar a los niños a utilizar el método del "yo gano, tú ganas" donde ambos encuentran una solución que satisfaga sus necesidades.

4. Fomentar la empatía

La empatía es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y comprender sus sentimientos. Los padres pueden fomentar la empatía en sus hijos alentándolos a pensar en cómo se sentirían en determinadas situaciones y a considerar las necesidades de los demás. Además, se puede promover la participación en actividades solidarias para que los niños experimenten la gratificación de ayudar a los demás.

5. Modelar comportamientos sociales positivos

Los niños aprenden mucho observando a sus padres y a las personas que los rodean. Los padres pueden servir de modelo al mostrar comportamientos sociales positivos como el respeto, la cortesía y la escucha activa. Es importante recordar que los niños están constantemente observando y absorbiendo todo lo que ven, por lo que es esencial ser un buen ejemplo para ellos.

Implementar estas estrategias en casa de manera constante y adaptada a las necesidades individuales de cada niño contribuirá significativamente al desarrollo de sus habilidades sociales. Recuerda que el aprendizaje de estas habilidades es un proceso continuo y que los padres desempeñan un papel fundamental en su desarrollo.

Actividades lúdicas para desarrollar habilidades sociales en los niños

Las habilidades sociales son fundamentales para el desarrollo de los niños, ya que les permiten interactuar de manera efectiva con los demás, establecer relaciones saludables y resolver conflictos de manera adecuada. Las actividades lúdicas son una excelente herramienta para potenciar estas habilidades de forma divertida y motivadora.

A continuación, presentamos una guía práctica con diferentes actividades que puedes realizar con los niños para trabajar en el desarrollo de sus habilidades sociales:

Juegos de roles

Los juegos de roles son una forma divertida de enseñar a los niños a ponerse en el lugar de los demás y a practicar habilidades sociales como la empatía y la comunicación efectiva. Por ejemplo, puedes organizar un juego de "tienda" donde los niños actúen como vendedores y compradores, practicando el saludo, la atención al cliente y el manejo del dinero. Otra opción es jugar a ser médicos, donde los niños pueden practicar la escucha activa y la empatía al cuidar de sus "pacientes".

Actividades en grupo

Las actividades en grupo fomentan el trabajo en equipo y la colaboración, promoviendo el desarrollo de habilidades sociales como la cooperación, la comunicación y la resolución de problemas. Por ejemplo, puedes organizar una búsqueda del tesoro en la que los niños deban trabajar juntos para encontrar pistas y resolver acertijos. Otra opción es realizar juegos de construcción en equipo, donde los niños deben comunicarse y coordinarse para construir una estructura.

Juegos de mesa

Los juegos de mesa son una excelente opción para desarrollar habilidades sociales, ya que implican seguir reglas, respetar turnos, tomar decisiones y resolver problemas. Juegos como el ajedrez, el scrabble o el Monopoly son excelentes para trabajar el razonamiento lógico, la planificación estratégica y la toma de decisiones. Además, estos juegos también fomentan la interacción social, ya que los niños deben comunicarse y negociar con los demás jugadores.

Actividades artísticas

Las actividades artísticas, como la pintura, la música o la danza, también son una forma divertida de desarrollar habilidades sociales en los niños. Estas actividades promueven la expresión emocional, la creatividad y la colaboración. Por ejemplo, puedes organizar una actividad de pintura en grupo, donde los niños deben trabajar juntos para crear una obra de arte colectiva. Otra opción es realizar una coreografía en grupo, donde los niños deben coordinarse y comunicarse para lograr un resultado armonioso.

Recuerda que cada niño es único y tiene su propio ritmo de desarrollo. Es importante adaptar las actividades según las necesidades y habilidades de cada niño, brindando un ambiente seguro y de apoyo para su crecimiento social. Además, debes ser un modelo a seguir, mostrando habilidades sociales positivas y fomentando la comunicación y el respeto en todas las interacciones con los niños.

El rol de la escuela en el desarrollo de habilidades sociales

La escuela juega un papel fundamental en el desarrollo de las habilidades sociales en los niños. Es en este entorno donde los pequeños interactúan con sus compañeros y tienen la oportunidad de aprender y practicar diferentes habilidades sociales. Estas habilidades son esenciales para establecer relaciones saludables, comunicarse efectivamente y resolver conflictos de manera positiva.

Existen varias estrategias que las escuelas pueden implementar para potenciar el desarrollo de habilidades sociales en los niños. A continuación, se presentan algunos ejemplos:

1. Fomentar la cooperación y el trabajo en equipo

Los proyectos grupales y las actividades en equipo son excelentes oportunidades para que los niños aprendan a trabajar juntos, a respetar las ideas de los demás y a resolver problemas de manera colaborativa. Estas experiencias les enseñan la importancia de la cooperación y la importancia de escuchar y valorar las opiniones de los demás.

2. Enseñar habilidades de comunicación efectiva

Las habilidades de comunicación son fundamentales para establecer relaciones saludables. Las escuelas pueden ofrecer talleres o actividades que enseñen a los niños a expresarse de manera clara, a escuchar activamente y a resolver conflictos a través del diálogo. Además, se puede fomentar la práctica de la empatía, para que los niños aprendan a ponerse en el lugar de los demás y a entender sus emociones.

3. Promover la resolución de problemas

Enfrentarse a situaciones problemáticas es algo inevitable en la vida cotidiana. La escuela puede ser un espacio seguro para que los niños aprendan a enfrentar y resolver problemas de manera positiva. Se pueden realizar actividades donde los niños tengan que analizar diferentes escenarios y proponer soluciones, fomentando así su pensamiento crítico y su capacidad para buscar alternativas.

4. Desarrollar la inteligencia emocional

La inteligencia emocional juega un papel clave en el desarrollo de habilidades sociales. Las escuelas pueden incorporar actividades que promuevan la identificación y expresión de emociones, así como la regulación emocional. Esto ayudará a los niños a entender sus propias emociones y las de los demás, lo que facilitará la empatía y la construcción de relaciones saludables.

La escuela puede desempeñar un papel fundamental en el desarrollo de habilidades sociales en los niños. A través de estrategias como fomentar la cooperación, enseñar habilidades de comunicación, promover la resolución de problemas y desarrollar la inteligencia emocional, los niños pueden adquirir las herramientas necesarias para relacionarse de manera efectiva con los demás. Es importante que las escuelas se enfoquen en estas habilidades, ya que no solo impactan en el bienestar social de los niños, sino que también tienen un efecto positivo en su rendimiento académico y en su futuro desarrollo personal y profesional.

Cómo ayudar a los niños tímidos a desarrollar habilidades sociales

Los niños tímidos suelen enfrentar dificultades para interactuar con otros niños y expresarse de manera adecuada en situaciones sociales. Sin embargo, es posible ayudarles a superar su timidez y desarrollar habilidades sociales que les permitan relacionarse de manera más efectiva.

1. Fomenta la empatía

La empatía es fundamental para establecer relaciones saludables. Ayuda a los niños a entender cómo se sienten los demás y a ponerse en su lugar. Puedes fomentar la empatía realizando actividades como leer cuentos que traten sobre emociones y discutir cómo se sentirían en esas situaciones.

2. Juegos de roles

Los juegos de roles son una excelente manera de enseñar a los niños cómo actuar en diferentes situaciones sociales. Puedes simular escenarios como presentarse a un nuevo compañero de clase o pedir ayuda al maestro. Esto les dará la oportunidad de practicar y ganar confianza en un entorno seguro.

3. Fomenta la comunicación verbal y no verbal

Enseña a los niños a expresarse de manera clara y a leer las señales no verbales de los demás. Puedes realizar juegos donde practiquen el contacto visual, la postura corporal y el tono de voz adecuado. También es importante enseñarles a escuchar activamente a los demás y a respetar su turno de palabra.

4. Promueve la participación en actividades extracurriculares

Las actividades extracurriculares ofrecen a los niños la oportunidad de conocer a otros niños con intereses similares, lo que facilita la interacción y el establecimiento de amistades. Ya sea deportes, arte o música, encontrar una actividad que les apasione les ayudará a sentirse más cómodos socializando.

5. Apoya su autoestima

Los niños tímidos suelen tener una baja autoestima, lo que dificulta su capacidad para relacionarse con los demás. Es importante elogiar sus logros y fomentar un ambiente de apoyo y aceptación en el hogar. Ayúdalos a reconocer sus fortalezas y a construir una imagen positiva de sí mismos.

6. Busca el apoyo de un profesional

Si la timidez de un niño persiste y afecta significativamente su vida diaria, es recomendable buscar la ayuda de un profesional. Un psicólogo infantil puede trabajar con el niño para identificar las causas de su timidez y desarrollar estrategias específicas para superarla.

El desarrollo de habilidades sociales en niños tímidos requiere paciencia y apoyo. Fomentar la empatía, practicar a través de juegos de roles, promover una comunicación efectiva, participar en actividades extracurriculares, apoyar su autoestima y buscar ayuda profesional cuando sea necesario son estrategias clave para ayudar a los niños a superar su timidez y desarrollar habilidades sociales sólidas.

La importancia de la empatía en el desarrollo de habilidades sociales

La empatía es una habilidad social fundamental que nos permite entender y compartir las emociones de los demás. Es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y comprender sus sentimientos y perspectivas. En el contexto del desarrollo infantil, fomentar la empatía desde una edad temprana es crucial para ayudar a los niños a construir relaciones sólidas, resolver conflictos de manera pacífica y comprender la diversidad.

Existen varias estrategias que los padres, educadores y cuidadores pueden utilizar para fomentar la empatía en los niños. Una de ellas es el modelado de comportamiento. Los niños aprenden mucho observando cómo los adultos interactúan con los demás y cómo expresan sus propias emociones. Si los adultos demuestran empatía y consideración hacia los demás, es más probable que los niños también lo hagan.

Otra estrategia efectiva es enseñar a los niños a identificar y nombrar emociones. Ayudarles a reconocer y comprender sus propios sentimientos, así como los de los demás, les permite desarrollar una mayor comprensión emocional. Por ejemplo, cuando un niño ve a un amigo llorar, se le puede preguntar cómo cree que se siente su amigo y por qué. Esto ayuda a desarrollar la empatía y la capacidad de ponerse en el lugar del otro.

Además, es importante fomentar la comunicación abierta y el diálogo en el hogar y en la escuela. Los niños deben sentirse seguros para expresar sus emociones y opiniones, y deben ser escuchados de manera activa y respetuosa. Esto les enseña a ser empáticos con los demás y a valorar la diversidad de perspectivas.

Una herramienta útil para fomentar la empatía en los niños es la lectura de libros que aborden temas relacionados con las emociones y las relaciones humanas. Los libros pueden servir como punto de partida para discusiones y reflexiones sobre la empatía y cómo se puede aplicar en la vida cotidiana. Por ejemplo, el libro "El monstruo de colores" de Anna Llenas es una historia que ayuda a los niños a identificar y comprender sus propias emociones y las de los demás.

Fomentar la empatía en los niños es fundamental para su desarrollo de habilidades sociales. La empatía les permite construir relaciones saludables, resolver conflictos de manera pacífica y comprender la diversidad. Utilizar estrategias como el modelado de comportamiento, la identificación y nombramiento de emociones, la comunicación abierta y la lectura de libros pueden ayudar a potenciar la empatía en los niños y promover su desarrollo integral.

Consejos para reforzar las habilidades sociales en los niños adolescentes

Las habilidades sociales son fundamentales para el desarrollo saludable de los niños y adolescentes. No solo les permiten interactuar de manera efectiva con los demás, sino que también promueven su autoestima, empatía y capacidad para resolver conflictos. Sin embargo, muchas veces estas habilidades no se desarrollan de forma natural y es necesario ofrecerles a los niños herramientas y guías prácticas para fortalecerlas.

A continuación, te presentamos algunos consejos prácticos para potenciar el desarrollo de habilidades sociales en los niños y adolescentes:

1. Fomenta la comunicación verbal y no verbal

La comunicación es la base de las relaciones sociales. Anima a tus hijos a expresar sus ideas, sentimientos y necesidades de manera clara y respetuosa. Además, enséñales a interpretar el lenguaje corporal y las expresiones faciales de los demás, para que puedan entender mejor las emociones de los demás.

2. Promueve la empatía

La empatía es la habilidad de ponerse en el lugar del otro y comprender sus sentimientos. Ayuda a tus hijos a desarrollar esta habilidad alentándolos a escuchar activamente a los demás, a mostrar interés genuino por sus experiencias y a ser considerados con sus emociones.

3. Enseña habilidades de resolución de conflictos

Los conflictos son inevitables en las interacciones sociales. Enséñales a tus hijos estrategias para resolver problemas de manera pacífica y constructiva, como el diálogo abierto, el compromiso y la búsqueda de soluciones mutuamente beneficiosas. Esto les ayudará a evitar la agresividad y promoverá la negociación y el entendimiento.

4. Fomenta la colaboración y el trabajo en equipo

El trabajo en equipo es esencial en la vida cotidiana y en el ámbito laboral. Anima a tus hijos a participar en actividades grupales, como deportes, proyectos escolares o actividades comunitarias. Esto les permitirá aprender a cooperar, a escuchar a los demás y a trabajar hacia un objetivo común.

5. Potencia la asertividad

La asertividad es la habilidad de expresar opiniones y defender los propios derechos de manera respetuosa y firme. Ayuda a tus hijos a desarrollar esta habilidad alentándolos a expresar sus pensamientos y sentimientos de manera clara y segura, sin agredir a los demás. Esto les permitirá establecer límites y construir relaciones saludables.

Recuerda que cada niño es único y desarrolla las habilidades sociales a su propio ritmo. Sé paciente y bríndales un ambiente seguro y de apoyo para que puedan practicar y fortalecer estas habilidades en su día a día.

El desarrollo de habilidades sociales en los niños y adolescentes es esencial para su bienestar emocional y su éxito en la vida. Siguiendo estos consejos prácticos, podrás ayudar a tus hijos a desarrollar estas habilidades de manera efectiva y potenciar su crecimiento personal.

Preguntas frecuentes

¿Por qué es importante desarrollar habilidades sociales en los niños?

El desarrollo de habilidades sociales en los niños les ayuda a interactuar de manera positiva con los demás, a resolver conflictos de manera pacífica y a construir relaciones saludables.

¿Cómo puedo fomentar el desarrollo de habilidades sociales en mi hijo?

Puedes fomentar el desarrollo de habilidades sociales en tu hijo proporcionándole oportunidades para jugar y socializar con otros niños, enseñándole a expresar sus emociones de manera adecuada y modelando comportamientos sociales positivos.

¿Cuáles son algunas actividades que puedo hacer para promover el desarrollo de habilidades sociales en mi hijo?

Algunas actividades que puedes hacer para promover el desarrollo de habilidades sociales en tu hijo incluyen juegos de roles, actividades en grupo como deportes o clubes, y participar en actividades comunitarias donde interactúe con otras personas.

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene dificultades para desarrollar habilidades sociales?

Si tu hijo tiene dificultades para desarrollar habilidades sociales, es importante buscar la ayuda de un profesional, como un psicólogo o terapeuta infantil, quienes pueden proporcionar estrategias y técnicas específicas para abordar estas dificultades.

¿Te ha resultado útil este post?
Quizás te interese:  La importancia de los amigos imaginarios en el desarrollo de los niños

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Potencia el desarrollo de habilidades sociales en niños: guía práctica puedes visitar la categoría Formación.

Sigue leyendo

Subir