Planeación didáctica: elementos clave en el nuevo modelo educativo de preescolar

La planeación didáctica es un componente fundamental en el nuevo modelo educativo de preescolar. Con el objetivo de mejorar la calidad de la educación en esta etapa formativa, se ha implementado un enfoque pedagógico centrado en el desarrollo integral de los niños y niñas. En este contexto, la planeación didáctica se convierte en una herramienta clave para diseñar y organizar las actividades de aprendizaje de manera efectiva.

Exploraremos los elementos clave que deben considerarse al realizar una planeación didáctica en el nuevo modelo educativo de preescolar. Hablaremos de la importancia de establecer objetivos claros y alcanzables, así como de la necesidad de diseñar actividades que promuevan el desarrollo de competencias y habilidades en los niños y niñas. También abordaremos la importancia de la evaluación formativa y de la diversidad en las actividades de aprendizaje.

Al leer este artículo, los docentes y educadores encontrarán información valiosa para mejorar su práctica pedagógica en el nivel preescolar. A través de la implementación de una planeación didáctica adecuada, podrán potenciar el aprendizaje de los niños y niñas, favoreciendo su desarrollo integral y sentando las bases para su éxito académico futuro.

➡️ Tabla de contenido

Importancia de la planeación didáctica

La planeación didáctica es un proceso fundamental en el ámbito educativo, especialmente en el nuevo modelo educativo de preescolar. A través de la planeación, los docentes pueden diseñar estrategias y actividades que promuevan el aprendizaje significativo de los estudiantes.

La planeación didáctica permite a los maestros organizar y estructurar el proceso de enseñanza-aprendizaje, estableciendo objetivos claros y definidos, así como los recursos y estrategias didácticas necesarias para alcanzarlos. Además, brinda la oportunidad de adaptar la enseñanza a las características individuales de los alumnos, teniendo en cuenta sus necesidades, intereses y estilos de aprendizaje.

Un aspecto clave de la planeación didáctica es la identificación de los elementos clave que se deben considerar para lograr una enseñanza de calidad. Estos elementos incluyen:

  • Objetivos de aprendizaje: Son declaraciones claras y específicas que describen lo que los estudiantes deben ser capaces de hacer al finalizar una unidad de enseñanza. Los objetivos deben ser medibles y alineados con los estándares educativos establecidos.
  • Contenidos curriculares: Son los conocimientos, habilidades y actitudes que los estudiantes deben adquirir. Estos contenidos deben ser relevantes, significativos y relacionados con la vida cotidiana de los estudiantes.
  • Estrategias didácticas: Son las técnicas y actividades utilizadas por el docente para facilitar el aprendizaje. Estas estrategias pueden incluir el uso de recursos tecnológicos, juegos educativos, trabajo en equipo, entre otros.
  • Evaluación: Es el proceso mediante el cual se recopila información sobre el progreso y logros de los estudiantes. La evaluación debe ser continua, variada y formativa, permitiendo retroalimentar y ajustar la enseñanza para mejorar el aprendizaje.

La planeación didáctica también implica tener en cuenta las características individuales de los estudiantes, como sus estilos de aprendizaje, intereses y necesidades. Esto permite adaptar la enseñanza y ofrecer experiencias de aprendizaje significativas y motivadoras.

Es importante destacar que la planeación didáctica no es un proceso estático, sino flexible y dinámico. Los docentes deben estar dispuestos a realizar ajustes en su planificación en función de los resultados de la evaluación y las necesidades de los estudiantes. Además, es recomendable utilizar recursos y materiales didácticos actualizados y pertinentes para enriquecer el proceso de enseñanza.

La planeación didáctica es un proceso fundamental en el nuevo modelo educativo de preescolar. Permite a los docentes organizar y estructurar el proceso de enseñanza-aprendizaje, adaptándolo a las necesidades individuales de los estudiantes. La identificación de los elementos clave, como los objetivos de aprendizaje, los contenidos curriculares, las estrategias didácticas y la evaluación, contribuye a garantizar una enseñanza de calidad y promover el aprendizaje significativo.

Objetivos de la planeación

La planeación didáctica es un proceso fundamental en el ámbito educativo, ya que permite organizar y estructurar de manera efectiva las actividades de enseñanza-aprendizaje en el aula. En el nuevo modelo educativo de preescolar, la planeación adquiere aún más importancia, ya que busca promover el desarrollo integral de los estudiantes a través de la implementación de estrategias pedagógicas innovadoras.

Los objetivos de la planeación en el nuevo modelo educativo de preescolar son múltiples. En primer lugar, busca establecer metas claras y alcanzables para el proceso de enseñanza-aprendizaje. Estos objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con un tiempo determinado (SMART), lo que garantiza que sean efectivos y orientados hacia el desarrollo de competencias en los estudiantes.

Además, la planeación didáctica en el nuevo modelo educativo de preescolar tiene como objetivo fomentar el aprendizaje significativo, es decir, aquel que se relaciona con las experiencias previas de los estudiantes y que les permite construir conocimientos de manera activa. Para lograr esto, es importante que los docentes utilicen estrategias pedagógicas que promuevan la participación activa de los estudiantes, como el aprendizaje basado en proyectos, el trabajo colaborativo y el uso de recursos tecnológicos.

Otro objetivo relevante de la planeación didáctica en el nuevo modelo educativo de preescolar es promover la inclusión educativa. Esto implica adaptar las actividades de enseñanza-aprendizaje a las necesidades y características individuales de cada estudiante, respetando su diversidad y brindando oportunidades de aprendizaje para todos. La planeación debe contemplar estrategias diferenciadas que permitan atender a la diversidad de los estudiantes y garantizar su participación activa en el proceso educativo.

En cuanto a los beneficios de una adecuada planeación didáctica en el nuevo modelo educativo de preescolar, se pueden mencionar varios. En primer lugar, permite a los docentes tener una visión clara de los contenidos a enseñar y los recursos necesarios para ello, lo que facilita su preparación y organización. Además, la planeación permite optimizar el tiempo en el aula, evitando improvisaciones y asegurando el cumplimiento de los objetivos propuestos.

Otro beneficio importante de la planeación didáctica en el nuevo modelo educativo de preescolar es que brinda una guía para evaluar el progreso de los estudiantes. Al establecer objetivos claros y medibles, los docentes pueden diseñar estrategias de evaluación que permitan verificar el logro de dichos objetivos y realizar ajustes en el proceso de enseñanza-aprendizaje si es necesario.

La planeación didáctica es un proceso clave en el nuevo modelo educativo de preescolar. Permite establecer objetivos claros y alcanzables, promover el aprendizaje significativo y la inclusión educativa, y optimizar el tiempo en el aula. Además, brinda una guía para evaluar el progreso de los estudiantes y realizar ajustes en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Para lograr una planeación efectiva, es importante que los docentes utilicen estrategias pedagógicas innovadoras y se adapten a las necesidades individuales de los estudiantes.

Marco teórico de referencia

La planeación didáctica es un proceso esencial en el ámbito educativo, especialmente en el nuevo modelo educativo de preescolar. Este modelo se basa en el enfoque pedagógico constructivista, que busca fomentar el desarrollo integral de los niños a través de la exploración, la experimentación y la interacción con su entorno.

En este marco teórico, se establecen algunos elementos clave que deben considerarse al realizar una planeación didáctica efectiva en el nuevo modelo educativo de preescolar. Estos elementos son:

1. Competencias

Las competencias son habilidades, conocimientos y actitudes que los niños deben adquirir a lo largo de su proceso educativo. En la planeación didáctica, es importante identificar las competencias que se trabajarán en cada actividad o proyecto, para asegurar que se están abordando de manera integral. Por ejemplo, en una actividad de exploración de la naturaleza, se pueden abordar competencias relacionadas con la observación, la clasificación y el cuidado del medio ambiente.

2. Aprendizaje significativo

El aprendizaje significativo se refiere a la construcción de nuevos conocimientos a partir de los conocimientos previos de los niños. En la planeación didáctica, es importante diseñar actividades que permitan a los niños relacionar los nuevos contenidos con sus experiencias y conocimientos previos. Esto favorece la comprensión y retención de la información. Por ejemplo, en una actividad sobre los animales, se pueden relacionar los nuevos conceptos con los animales que los niños han visto en su entorno.

3. Evaluación formativa

La evaluación formativa es un proceso continuo que permite obtener información sobre el progreso de los niños y tomar decisiones pedagógicas. En la planeación didáctica, es importante incluir estrategias de evaluación formativa que permitan observar y registrar los avances de los niños en relación con las competencias establecidas. Esto permite ajustar las actividades y estrategias de enseñanza para atender las necesidades individuales de cada niño. Por ejemplo, se pueden utilizar rúbricas de observación para evaluar el desempeño de los niños durante una actividad de juego simbólico.

4. Flexibilidad

La flexibilidad es fundamental en la planeación didáctica, ya que permite adaptar las actividades y estrategias de enseñanza de acuerdo con las necesidades e intereses de los niños. Es importante tener en cuenta que cada grupo de niños es único y que pueden surgir situaciones imprevistas durante el proceso de enseñanza-aprendizaje. Por lo tanto, es recomendable tener alternativas y recursos adicionales disponibles para asegurar que se están cumpliendo los objetivos educativos. Por ejemplo, si una actividad planificada no resulta interesante para los niños, se puede modificar o reemplazar por otra actividad que sea más motivadora.

La planeación didáctica en el nuevo modelo educativo de preescolar requiere considerar elementos clave como las competencias, el aprendizaje significativo, la evaluación formativa y la flexibilidad. Estos elementos contribuyen a la implementación de un enfoque pedagógico constructivista que promueve el desarrollo integral de los niños.

Competencias a desarrollar en preescolar

En el nuevo modelo educativo de preescolar, se han identificado diferentes competencias que se deben desarrollar en los estudiantes. Estas competencias abarcan diversos aspectos del desarrollo integral de los niños, como el cognitivo, el socioemocional y el físico. A continuación, se presentan algunas de las competencias más importantes a desarrollar en el preescolar:

1. Competencia lingüística

La competencia lingüística se refiere a la capacidad de comunicarse de manera efectiva a través del lenguaje. Esto implica el desarrollo de habilidades de expresión oral y escrita, así como la comprensión de diferentes formas de comunicación, como la lectura y la escucha activa. Algunos ejemplos de actividades para desarrollar esta competencia incluyen:

  • Realizar juegos de palabras y rimas: Estas actividades ayudan a los niños a desarrollar su vocabulario y su capacidad para jugar con el lenguaje.
  • Contar cuentos y fomentar la narración: Leer cuentos y fomentar la narración oral desarrolla la capacidad de expresión y comprensión del lenguaje.
  • Promover la escritura creativa: Dar a los niños la oportunidad de escribir y expresar sus ideas de forma creativa es fundamental para el desarrollo de la competencia lingüística.

2. Competencia matemática

La competencia matemática se refiere a la capacidad de comprender y utilizar conceptos matemáticos en situaciones cotidianas. Esto incluye el desarrollo de habilidades de conteo, resolución de problemas y razonamiento lógico. Algunos ejemplos de actividades para desarrollar esta competencia incluyen:

  1. Juegos de clasificación y seriación: Estas actividades ayudan a los niños a desarrollar habilidades de clasificación y ordenamiento, fundamentales para la comprensión de conceptos matemáticos.
  2. Exploración de formas y figuras: Brindar materiales manipulativos y oportunidades para explorar formas y figuras ayuda a los niños a comprender conceptos geométricos básicos.
  3. Resolución de problemas cotidianos: Plantear problemas matemáticos relacionados con situaciones de la vida diaria permite a los niños aplicar sus conocimientos matemáticos de manera práctica.

3. Competencia socioemocional

La competencia socioemocional se refiere a la capacidad de comprender y regular las emociones propias y de relacionarse de manera adecuada con los demás. Esto incluye el desarrollo de habilidades sociales, como la empatía, la colaboración y la resolución pacífica de conflictos. Algunos ejemplos de actividades para desarrollar esta competencia incluyen:

  • Juegos cooperativos: Fomentar juegos en los que los niños tengan que colaborar y trabajar en equipo promueve el desarrollo de habilidades sociales y emocionales.
  • Actividades de expresión emocional: Proporcionar espacios seguros para que los niños expresen y comprendan sus emociones es fundamental para el desarrollo de la competencia socioemocional.
  • Enseñar estrategias de resolución de conflictos: Brindar a los niños herramientas y estrategias para resolver conflictos de manera pacífica y constructiva es esencial para su desarrollo socioemocional.

Es importante destacar que estas competencias no se desarrollan de forma aislada, sino que están interrelacionadas entre sí. Por ejemplo, el desarrollo de la competencia lingüística puede influir en el desarrollo de la competencia matemática, ya que el lenguaje es fundamental para la comprensión de conceptos matemáticos. Del mismo modo, el desarrollo de la competencia socioemocional puede influir en el desarrollo de las demás competencias, ya que las habilidades sociales y emocionales son fundamentales para el aprendizaje y la interacción con los demás.

Actividades y recursos didácticos

Una parte fundamental de la planeación didáctica en el nuevo modelo educativo de preescolar es la selección de actividades y recursos didácticos adecuados. Estas actividades y recursos son herramientas esenciales para promover el aprendizaje significativo y el desarrollo integral de los niños.

Las actividades didácticas son situaciones de enseñanza que se diseñan con un propósito específico y que permiten a los niños interactuar con su entorno y construir conocimientos de manera activa. Estas actividades deben ser variadas y adaptadas a las necesidades e intereses de los niños, fomentando su participación activa y motivación. Algunos ejemplos de actividades didácticas pueden ser:

  • Juegos cooperativos: Promueven la colaboración entre los niños, el trabajo en equipo y el desarrollo de habilidades sociales.
  • Experimentos científicos: Estimulan la curiosidad y el pensamiento lógico-matemático, permitiendo a los niños explorar y descubrir por sí mismos.
  • Talleres de arte: Favorecen la expresión creativa y el desarrollo de habilidades artísticas, promoviendo la comunicación y la imaginación.

Por otro lado, los recursos didácticos son materiales, herramientas o medios que se utilizan en el proceso de enseñanza-aprendizaje para facilitar la comprensión y el desarrollo de habilidades en los niños. Estos recursos pueden ser tanto tangibles como digitales. Algunos ejemplos de recursos didácticos son:

  1. Libros y cuentos: Estimulan el gusto por la lectura y el desarrollo del lenguaje oral y escrito.
  2. Material manipulativo: Permite a los niños experimentar y aprender de forma concreta, utilizando objetos tangibles como bloques, rompecabezas o fichas.
  3. Aplicaciones y programas educativos: Facilitan el acceso a contenidos educativos interactivos y adaptados a las necesidades individuales de cada niño.

Es importante destacar que tanto las actividades como los recursos didácticos deben estar alineados con los objetivos de aprendizaje establecidos en el currículo, así como con los intereses y necesidades de los niños. Además, es recomendable utilizar una variedad de recursos para promover la diversidad y el aprendizaje inclusivo.

Al planificar las actividades y seleccionar los recursos didácticos, es fundamental considerar la edad, el nivel de desarrollo y las características individuales de los niños. Esto permitirá ofrecer experiencias de aprendizaje significativas y adecuadas que promuevan su desarrollo integral.

Las actividades y recursos didácticos son elementos clave en la planeación didáctica en el nuevo modelo educativo de preescolar. Estas herramientas permiten a los niños interactuar con su entorno, construir conocimientos de manera activa y promover su desarrollo integral. La selección adecuada de actividades y recursos, teniendo en cuenta los intereses y necesidades de los niños, es fundamental para garantizar experiencias de aprendizaje significativas y de calidad.

Evaluación y seguimiento del aprendizaje

La evaluación y seguimiento del aprendizaje es un elemento fundamental en la planeación didáctica dentro del nuevo modelo educativo de preescolar. A través de este proceso, los docentes pueden obtener información valiosa sobre el progreso de sus estudiantes y ajustar su enseñanza para garantizar un aprendizaje efectivo.

Existen diferentes métodos y técnicas de evaluación que pueden ser utilizados en el aula preescolar. Uno de los enfoques más utilizados es la evaluación formativa, que se realiza de manera continua y permite obtener retroalimentación constante sobre el desempeño de los estudiantes. Esto permite a los docentes identificar las fortalezas y debilidades de cada niño y adaptar su enseñanza en consecuencia.

Además de la evaluación formativa, también se puede utilizar la evaluación sumativa para medir el nivel de logro de los estudiantes al final de un periodo o unidad de aprendizaje. Esta evaluación puede incluir pruebas escritas, proyectos o presentaciones orales, y su objetivo es brindar una visión general del aprendizaje alcanzado por los estudiantes.

Es importante destacar que la evaluación no debe ser vista únicamente como una forma de calificar a los estudiantes, sino como una herramienta para identificar áreas de mejora y promover el desarrollo integral de los niños. Es por eso que es crucial que los docentes proporcionen retroalimentación constructiva y apoyo adicional a aquellos estudiantes que lo necesiten.

El seguimiento del aprendizaje es otra parte fundamental de la evaluación. A través de este proceso, los docentes pueden monitorear el progreso de cada estudiante a lo largo del tiempo y ajustar su enseñanza en función de las necesidades individuales. Esto implica realizar un seguimiento de los logros alcanzados, identificar áreas de mejora y establecer metas claras para el futuro.

Para facilitar el proceso de evaluación y seguimiento del aprendizaje, es recomendable utilizar herramientas tecnológicas. Existen diversas aplicaciones y plataformas en línea que permiten a los docentes registrar y analizar datos, generar informes y compartir información con los padres de familia. Estas herramientas ayudan a agilizar el proceso de evaluación y facilitan la comunicación entre los diferentes actores involucrados en la educación de los niños.

Casos de uso de la evaluación y seguimiento del aprendizaje

  • Identificar áreas de mejora: A través de la evaluación y seguimiento del aprendizaje, los docentes pueden identificar las áreas en las que los estudiantes están teniendo dificultades y diseñar estrategias de enseñanza específicas para abordar esas necesidades.
  • Personalizar la enseñanza: Al tener información detallada sobre el progreso y las necesidades de cada estudiante, los docentes pueden adaptar su enseñanza para satisfacer las necesidades individuales y garantizar un aprendizaje efectivo.
  • Brindar retroalimentación efectiva: La evaluación y seguimiento del aprendizaje permite a los docentes proporcionar retroalimentación constructiva y específica a los estudiantes, lo que les ayuda a comprender sus fortalezas y áreas de mejora.
  • Establecer metas claras: A través del seguimiento del aprendizaje, los docentes pueden establecer metas claras y realistas para cada estudiante, lo que les ayuda a enfocar sus esfuerzos y medir su progreso a lo largo del tiempo.

La evaluación y seguimiento del aprendizaje son elementos clave en la planeación didáctica del nuevo modelo educativo de preescolar. A través de estos procesos, los docentes pueden obtener información valiosa sobre el progreso de sus estudiantes, identificar áreas de mejora y adaptar su enseñanza en consecuencia. Utilizando herramientas tecnológicas y brindando retroalimentación efectiva, los docentes pueden garantizar un aprendizaje efectivo y personalizado para cada estudiante.

Adaptaciones para la diversidad

Uno de los elementos clave en el nuevo modelo educativo de preescolar es la adaptación para la diversidad. Este enfoque reconoce y valora la diversidad de los estudiantes y busca brindarles las oportunidades y apoyos necesarios para que todos puedan aprender y desarrollarse plenamente.

En la planeación didáctica, es fundamental considerar las diferentes necesidades, habilidades y estilos de aprendizaje de los estudiantes. Esto implica diseñar actividades y estrategias que permitan a cada niño participar y alcanzar los objetivos de aprendizaje de manera significativa.

Algunas recomendaciones prácticas para adaptar la planeación didáctica a la diversidad son:

  1. Conocer a los estudiantes: Es importante tener un conocimiento profundo de las características individuales de cada niño, como sus intereses, fortalezas y necesidades particulares. Esto nos permitirá diseñar actividades y materiales que sean relevantes y atractivos para ellos.
  2. Flexible y diferenciado: La planeación debe ser flexible y permitir ajustes según las necesidades de los estudiantes. Esto implica ofrecer diferentes opciones y niveles de dificultad para que cada niño pueda avanzar a su propio ritmo y de acuerdo a sus capacidades.
  3. Uso de recursos: Es importante utilizar una amplia variedad de recursos y materiales didácticos, como libros, juegos, videos y materiales manipulativos. Estos recursos pueden ser adaptados o modificados según las necesidades de cada estudiante.
  4. Trabajo colaborativo: Fomentar la colaboración entre los estudiantes es una estrategia efectiva para promover la inclusión y el respeto a la diversidad. Esto puede lograrse a través de actividades en grupos heterogéneos, donde los niños puedan aprender unos de otros y compartir sus experiencias y conocimientos.

La adaptación para la diversidad en la planeación didáctica no solo beneficia a los estudiantes con necesidades especiales, sino que también favorece el aprendizaje de todos los niños. Al ofrecer opciones y apoyos adicionales, se brinda a cada estudiante la oportunidad de desarrollar sus habilidades y potencialidades al máximo.

La adaptación para la diversidad es un elemento clave en la planeación didáctica del nuevo modelo educativo de preescolar. Al considerar las necesidades individuales de los estudiantes y ofrecerles apoyos y oportunidades adecuadas, se promueve la inclusión y se favorece el aprendizaje de todos los niños.

Rol del docente en la planeación

El rol del docente en la planeación didáctica es fundamental para garantizar una educación de calidad en el nuevo modelo educativo de preescolar. A través de la planificación, el docente organiza y estructura las actividades de aprendizaje, estableciendo objetivos claros y seleccionando los contenidos más relevantes para promover el desarrollo integral de los niños.

Uno de los elementos clave en la planeación es la identificación de las competencias que se pretenden desarrollar en los niños. Estas competencias abarcan diferentes áreas, como el lenguaje y la comunicación, la expresión y apreciación artística, la exploración y conocimiento del mundo, y el desarrollo físico y salud. El docente debe tener en cuenta estas competencias al diseñar las actividades de aprendizaje, asegurando que se aborden de manera integral y equilibrada.

Además, es importante considerar las necesidades e intereses de los niños al planificar. El docente debe conocer a sus alumnos y tener en cuenta sus características individuales, para poder seleccionar los contenidos y las estrategias de enseñanza más adecuadas. Por ejemplo, si un niño muestra un interés particular por los animales, el docente puede diseñar actividades que promuevan la exploración y el conocimiento del mundo animal, fomentando así su motivación por aprender.

Otro aspecto a tener en cuenta en la planeación es la diversificación de las estrategias de enseñanza. El docente debe utilizar una variedad de métodos y recursos didácticos para adaptarse a las diferentes formas de aprendizaje de los niños. Por ejemplo, puede utilizar juegos, canciones, cuentos, experimentos, entre otros, para promover el aprendizaje significativo y el desarrollo de habilidades y conocimientos.

Es importante destacar que la planeación didáctica no es un proceso estático, sino que está sujeto a revisiones y ajustes constantes. El docente debe evaluar el impacto de las actividades de aprendizaje en los niños, identificando fortalezas y áreas de mejora, y realizando los cambios necesarios para garantizar un proceso de enseñanza-aprendizaje efectivo. Además, es recomendable que el docente comparta la planeación con otros profesionales de la educación, para recibir retroalimentación y enriquecer su práctica docente.

El rol del docente en la planeación didáctica es esencial para promover un aprendizaje significativo y el desarrollo integral de los niños en el nuevo modelo educativo de preescolar. A través de la identificación de competencias, la consideración de las necesidades e intereses de los niños, la diversificación de las estrategias de enseñanza y la revisión constante, el docente se convierte en un facilitador del proceso de aprendizaje, promoviendo así el éxito educativo de los niños.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son los elementos clave en el nuevo modelo educativo de preescolar?

Los elementos clave en el nuevo modelo educativo de preescolar son: el enfoque formativo, el desarrollo de competencias y la inclusión educativa.

¿Qué es el enfoque formativo en el nuevo modelo educativo de preescolar?

El enfoque formativo se refiere a la atención integral de los niños y niñas, considerando sus dimensiones físicas, cognitivas, emocionales y sociales.

¿Qué significa el desarrollo de competencias en el nuevo modelo educativo de preescolar?

El desarrollo de competencias implica que los niños y niñas adquieran conocimientos, habilidades, actitudes y valores que les permitan enfrentar situaciones de manera efectiva.

¿Qué se entiende por inclusión educativa en el nuevo modelo educativo de preescolar?

La inclusión educativa busca garantizar que todos los niños y niñas, sin importar sus características o condiciones, tengan acceso a una educación de calidad y sean parte activa de la comunidad educativa.

3/5 - (1 voto)
Quizás te interese:  Descubre el nuevo modelo educativo para preescolar en noviembre

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Planeación didáctica: elementos clave en el nuevo modelo educativo de preescolar puedes visitar la categoría Educación.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir