Dislexia en niños: ¿Por qué escriben las letras al revés?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta a la capacidad de leer, escribir y comprender el lenguaje. Aunque la dislexia puede presentarse en personas de todas las edades, es más común en los niños. Uno de los síntomas más comunes de la dislexia es la inversión de las letras al escribir, lo cual puede resultar confuso y frustrante tanto para los niños como para sus padres y maestros.

Exploraremos las causas de por qué los niños con dislexia a menudo escriben las letras al revés. Además, veremos cómo se puede ayudar a los niños con dislexia a superar este desafío y desarrollar habilidades de lectura y escritura más efectivas.

Al leer este artículo, los padres y maestros de niños con dislexia aprenderán estrategias y técnicas útiles para ayudar a sus hijos y alumnos a superar las dificultades de escritura y mejorar su comprensión del lenguaje. También se proporcionarán recursos y herramientas recomendadas para apoyar el proceso de aprendizaje de los niños con dislexia.

➡️ Tabla de contenido

Qué es la dislexia

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta la capacidad de lectura y escritura en niños y adultos. Se caracteriza por dificultades para reconocer y procesar los sonidos del lenguaje, lo que dificulta la decodificación de las palabras y la comprensión de textos escritos.

Uno de los síntomas más comunes de la dislexia es la inversión de letras, es decir, la tendencia a escribir las letras al revés. Esto se debe a dificultades en la percepción visual y en la orientación espacial, lo que hace que los niños disléxicos confundan fácilmente las letras que se asemejan en forma, como la "b" y la "d", o la "p" y la "q".

Es importante destacar que la inversión de letras no es exclusiva de la dislexia, ya que muchos niños en etapas tempranas de la alfabetización pueden experimentar esta confusión. Sin embargo, en el caso de la dislexia, esta dificultad persiste más allá de la etapa inicial de aprendizaje y puede afectar significativamente el rendimiento académico y la autoestima del niño.

Para comprender por qué los niños con dislexia escriben las letras al revés, es necesario entender los procesos cognitivos involucrados en la lectura y la escritura. La lectura implica el reconocimiento de las letras y su correspondencia con los sonidos del lenguaje, mientras que la escritura implica la codificación de los sonidos en símbolos escritos.

En el caso de los niños con dislexia, se ha observado que tienen dificultades en el procesamiento fonológico, es decir, en la capacidad de reconocer y manipular los sonidos del habla. Esto se traduce en dificultades para asociar los sonidos con las letras correspondientes y para recordar la secuencia correcta de las letras al escribir.

Además, los niños con dislexia también pueden presentar dificultades en la percepción visual y en la orientación espacial. Esto significa que pueden tener problemas para distinguir letras que se asemejan en forma, como la "b" y la "d", y para ubicar correctamente las letras en el espacio de la página.

Es importante tener en cuenta que la dislexia no está relacionada con la inteligencia de una persona. De hecho, muchas personas con dislexia tienen habilidades sobresalientes en áreas como la creatividad, la resolución de problemas y la visualización espacial.

Para ayudar a los niños con dislexia a superar las dificultades en la escritura, es fundamental contar con un enfoque educativo especializado que se adapte a sus necesidades individuales. Algunas estrategias que pueden resultar efectivas incluyen:

  • Utilizar materiales y recursos visuales para reforzar la asociación entre letras y sonidos.
  • Enseñar reglas ortográficas y patrones de palabras de manera sistemática y estructurada.
  • Proporcionar apoyo individualizado y tiempo adicional para completar las tareas escritas.
  • Fomentar la lectura y la escritura como actividades placenteras, utilizando libros y textos que sean adecuados para el nivel de habilidad del niño.

La inversión de letras es un síntoma común de la dislexia, que se debe a dificultades en el procesamiento fonológico, la percepción visual y la orientación espacial. Sin embargo, con el apoyo adecuado y estrategias educativas adaptadas, los niños con dislexia pueden desarrollar habilidades de lectura y escritura exitosas.

Síntomas y características de la dislexia en niños

La dislexia en niños es un trastorno del aprendizaje que afecta la capacidad de leer, escribir y comprender el lenguaje. Uno de los síntomas más comunes de la dislexia es la inversión de letras al escribir, es decir, los niños disléxicos tienden a escribir las letras al revés o en el orden incorrecto.

Esta característica distintiva de la dislexia puede ser confusa y frustrante tanto para los niños como para sus maestros y padres. Es importante entender que la inversión de letras no es simplemente un error de escritura común, sino un síntoma de una dificultad subyacente en el procesamiento del lenguaje.

Los niños con dislexia tienen dificultades para reconocer y procesar los sonidos del lenguaje, lo que puede llevar a errores al leer y escribir. Algunos de los síntomas y características más comunes de la dislexia en niños incluyen:

  • Inversión de letras: Los niños disléxicos pueden escribir las letras al revés, como confundir la "b" con la "d" o la "p" con la "q".
  • Omisiones y sustituciones de letras: También pueden omitir o sustituir letras al escribir palabras.
  • Dificultad para reconocer palabras: Los niños disléxicos pueden tener problemas para reconocer palabras comunes, incluso si las han visto antes.
  • Dificultad para leer en voz alta: Pueden tener dificultades para leer en voz alta de manera fluida y precisa.
  • Dificultad para comprender lo que leen: Los niños con dislexia pueden tener dificultades para comprender el significado de lo que leen.
  • Baja autoestima y frustración: La dislexia puede afectar la autoestima de los niños y su motivación para aprender, ya que pueden sentirse avergonzados o frustrados por sus dificultades.

Es importante tener en cuenta que la dislexia no está relacionada con la inteligencia. Muchos niños disléxicos son inteligentes y creativos, pero pueden tener dificultades específicas para procesar el lenguaje.

Ejemplos y casos de uso

Un ejemplo común de inversión de letras en niños disléxicos es la confusión entre la "b" y la "d". Por ejemplo, pueden escribir "digo" en lugar de "bigo" o "bueno" en lugar de "dueno". Este error puede persistir incluso en niños mayores y puede requerir intervención y apoyo específico para corregirse.

En cuanto a los casos de uso, es importante que los maestros y padres estén atentos a los signos de dislexia en los niños. Si se observan varios de los síntomas mencionados anteriormente, es recomendable buscar una evaluación profesional para determinar si el niño tiene dislexia y cómo se puede brindar el apoyo adecuado.

Consejos prácticos y recomendaciones

Si sospechas que un niño puede tener dislexia, aquí hay algunos consejos prácticos y recomendaciones para apoyarlo:

  1. Obtener una evaluación: Busca una evaluación profesional para determinar si el niño tiene dislexia y para identificar las áreas específicas en las que necesita apoyo.
  2. Brindar apoyo educativo: Trabaja en estrecha colaboración con los maestros para desarrollar estrategias de enseñanza que se adapten a las necesidades del niño disléxico. Esto puede incluir el uso de técnicas multisensoriales, como el aprendizaje basado en imágenes y el uso de colores para ayudar a mejorar el reconocimiento y la memoria de las letras y palabras.
  3. Fomentar la lectura: Incentiva al niño a leer regularmente y proporciona una variedad de materiales de lectura adaptados a su nivel de comprensión. Esto puede incluir libros con tipografía clara y espaciada, así como el uso de herramientas tecnológicas como lectores de pantalla o aplicaciones de lectura.
  4. Apoyo emocional: Ayuda al niño a desarrollar una actitud positiva hacia el aprendizaje y su propia capacidad. Brinda apoyo emocional y refuerza sus logros para fortalecer su autoestima.

La dislexia puede presentar desafíos significativos, pero con el apoyo adecuado y las estrategias de enseñanza adecuadas, los niños disléxicos pueden aprender a leer y escribir con éxito. Es importante recordar que cada niño es único y puede requerir enfoques de enseñanza personalizados para alcanzar su máximo potencial.

Causas y factores de riesgo de la dislexia

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta la lectura, la escritura y la ortografía en los niños. Aunque las causas exactas de la dislexia no se conocen completamente, se cree que existen varios factores de riesgo que pueden contribuir a su desarrollo.

Factores genéticos: Se ha demostrado que existe una fuerte predisposición genética a la dislexia. Estudios han encontrado que si un miembro de la familia tiene dislexia, hay una mayor probabilidad de que otros miembros también la desarrollen. Esto sugiere que hay genes específicos que pueden influir en el desarrollo de habilidades de lectura y escritura.

Déficits en el procesamiento fonológico: Uno de los principales problemas en la dislexia es el procesamiento de los sonidos del lenguaje. Los niños con dislexia tienen dificultades para relacionar los sonidos de las palabras con las letras correspondientes. Esto puede hacer que confundan letras que suenan similares, inviertan las letras al escribir o tengan dificultades para reconocer los sonidos de las palabras.

Déficits en la conciencia fonológica: La conciencia fonológica se refiere a la capacidad de manipular y segmentar los sonidos del lenguaje hablado. Los niños con dislexia suelen tener dificultades para identificar, segmentar y manipular los sonidos de las palabras. Esto puede dificultar su capacidad para aprender el sistema de escritura al relacionar los sonidos del lenguaje con las letras correspondientes.

Déficits en la memoria de trabajo: La memoria de trabajo es responsable de almacenar y manipular la información a corto plazo. Los niños con dislexia pueden tener dificultades para retener y procesar información auditiva y visual al mismo tiempo. Esto puede afectar su capacidad para leer y escribir de manera fluida.

Factores ambientales: Si bien los factores genéticos desempeñan un papel importante en el desarrollo de la dislexia, también se ha observado que ciertos factores ambientales pueden influir en su aparición. Por ejemplo, la exposición a un entorno lingüístico pobre o la falta de acceso a una educación de calidad pueden aumentar el riesgo de desarrollar dificultades de lectura y escritura.

Es importante tener en cuenta que la dislexia no está relacionada con la inteligencia de un niño. Los niños con dislexia pueden tener habilidades cognitivas normales o incluso superiores, pero pueden tener dificultades específicas para procesar el lenguaje escrito.

Identificar la dislexia temprano y proporcionar intervenciones y apoyos adecuados puede marcar una gran diferencia en el desarrollo académico y emocional de los niños con dislexia. Es fundamental trabajar de cerca con los profesionales de la educación y la salud para implementar estrategias de enseñanza y apoyos individualizados que ayuden a los niños a superar los desafíos que enfrentan.

Evaluación y diagnóstico de la dislexia en niños

La evaluación y diagnóstico de la dislexia en niños es fundamental para identificar y comprender las dificultades que enfrentan al leer y escribir. Es importante destacar que la dislexia no está relacionada con la inteligencia de los niños, sino con una diferencia en la forma en que procesan el lenguaje.

Para realizar una evaluación exhaustiva, se deben tener en cuenta diferentes aspectos, como el historial médico y educativo del niño, así como los resultados de pruebas específicas. Los profesionales de la salud y la educación, como psicólogos, pedagogos y neurólogos, son los encargados de llevar a cabo esta evaluación.

Una de las pruebas más comunes utilizadas en el diagnóstico de la dislexia es el Test de Evaluación de la Dislexia (TELD). Esta prueba evalúa diferentes habilidades, como la conciencia fonológica, la fluidez de lectura y la comprensión lectora. También se pueden utilizar pruebas adicionales, como el Test de Lectura y Escritura (TLE) o el Test de Discriminación Visual (TDV), para obtener una imagen más completa de las dificultades específicas del niño.

Es importante destacar que el diagnóstico de la dislexia debe ser realizado por un profesional capacitado, ya que los síntomas pueden variar y confundirse con otras dificultades de aprendizaje. Además, el diagnóstico temprano y preciso es fundamental para brindar el apoyo necesario al niño y ayudarlo a desarrollar estrategias de compensación.

Beneficios del diagnóstico temprano

El diagnóstico temprano de la dislexia en niños proporciona una serie de beneficios importantes. En primer lugar, permite a los padres y educadores comprender mejor las dificultades que enfrenta el niño y adaptar las estrategias de enseñanza para satisfacer sus necesidades. También ayuda a reducir la frustración y el estrés asociados con el bajo rendimiento académico, ya que el niño y su entorno pueden comprender que la dislexia es la causa de las dificultades y no una falta de esfuerzo o habilidad.

Además, el diagnóstico temprano permite implementar intervenciones y terapias específicas para ayudar al niño a superar las dificultades de lectoescritura. Estas intervenciones pueden incluir programas de entrenamiento fonológico, terapia visual o estrategias de compensación, como el uso de tecnología de asistencia.

Casos de uso y estrategias recomendadas

Para mejorar las habilidades de lectura y escritura en niños con dislexia, es importante implementar estrategias y adaptaciones específicas en el entorno escolar y en casa. Algunas recomendaciones prácticas incluyen:

  • Uso de fuentes de letra adecuadas: Utilizar fuentes de letra sans serif, como Arial o Verdana, que sean más fáciles de leer para los niños con dislexia.
  • Uso de colores: Utilizar colores contrastantes para resaltar palabras clave o frases importantes en el texto.
  • Uso de tecnología de asistencia: Utilizar herramientas como lectores de pantalla, correctores ortográficos o aplicaciones de dictado por voz para facilitar la lectura y escritura.
  • Enseñanza multisensorial: Utilizar métodos de enseñanza que involucren diferentes sentidos, como la vista, el oído y el tacto, para reforzar el aprendizaje.
  • Estrategias de organización: Enseñar al niño técnicas de organización y planificación, como el uso de agendas o listas de tareas, para ayudarlo a mantenerse organizado y enfocado.

Estas estrategias pueden ser implementadas tanto en el ámbito escolar como en el hogar, y pueden adaptarse según las necesidades individuales de cada niño. Es importante recordar que cada niño con dislexia es único y puede requerir enfoques y adaptaciones diferentes.

Estrategias y técnicas de apoyo para niños con dislexia

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta la capacidad de un niño para leer, escribir y comprender el lenguaje de manera adecuada. Los niños con dislexia pueden tener dificultades para reconocer y procesar los sonidos individuales del habla, lo que puede llevarlos a escribir las letras al revés. Afortunadamente, existen estrategias y técnicas de apoyo que pueden ayudar a estos niños a superar estos desafíos y desarrollar habilidades de lectura y escritura sólidas.

1. Enseñar fonética y conciencia fonológica

La enseñanza de la fonética y la conciencia fonológica es fundamental para los niños con dislexia. La fonética implica enseñar a los niños a asociar los sonidos del habla con las letras correspondientes. La conciencia fonológica, por otro lado, se refiere a la capacidad de identificar y manipular los sonidos individuales en las palabras. Estas habilidades son esenciales para la lectura y la escritura, ya que permiten a los niños comprender cómo se combinan los sonidos para formar palabras.

Por ejemplo, se puede enseñar a los niños a reconocer los sonidos individuales en una palabra y a asociarlos con las letras correspondientes. También se pueden utilizar actividades y juegos que fomenten la conciencia fonológica, como la identificación de rimas, la segmentación de palabras en sílabas y la manipulación de sonidos en palabras.

2. Utilizar apoyos visuales

Los apoyos visuales son herramientas efectivas para ayudar a los niños con dislexia a comprender y recordar las reglas de lectura y escritura. Estos pueden incluir carteles con reglas gramaticales, listas de palabras de alta frecuencia y tarjetas con imágenes que representen los sonidos del habla. Los apoyos visuales ayudan a los niños a visualizar y recordar la información, lo que puede facilitar el proceso de lectura y escritura.

Por ejemplo, se pueden utilizar tarjetas con imágenes de palabras comunes para ayudar a los niños a asociar los sonidos del habla con las letras correspondientes. También se pueden utilizar carteles con reglas de ortografía y gramática para recordar a los niños las convenciones de escritura.

3. Proporcionar retroalimentación y refuerzo positivo

Es importante proporcionar retroalimentación constante y refuerzo positivo a los niños con dislexia. La retroalimentación puede ayudarles a identificar y corregir errores, mientras que el refuerzo positivo puede motivarlos y fortalecer su autoestima. Es fundamental adoptar un enfoque positivo y alentador al trabajar con estos niños.

Por ejemplo, en lugar de centrarse en los errores, es importante destacar y elogiar los logros y avances del niño. Se pueden utilizar recompensas y elogios para reconocer su esfuerzo y progreso. Además, es importante brindar apoyo adicional cuando sea necesario y asegurarse de que el niño se sienta seguro y apoyado.

4. Adaptar el entorno de aprendizaje

Es fundamental adaptar el entorno de aprendizaje para los niños con dislexia. Esto implica proporcionar materiales de lectura y escritura accesibles, como libros con fuentes claras y espaciado amplio, así como utilizar tecnología de asistencia, como lectores de pantalla y programas de reconocimiento de voz. También se pueden implementar estrategias de organización, como el uso de colores para destacar información importante.

Por ejemplo, se pueden utilizar libros electrónicos con lectores de pantalla para ayudar a los niños a acceder a los contenidos escritos. Además, se pueden utilizar herramientas de ortografía y gramática en línea para corregir errores y mejorar la precisión de la escritura.

5. Colaborar con profesionales de la educación

Trabajar en colaboración con profesionales de la educación, como maestros y especialistas en dislexia, es fundamental para brindar un apoyo adecuado a los niños con dislexia. Estos profesionales pueden proporcionar estrategias y técnicas adicionales, así como realizar evaluaciones periódicas para monitorear el progreso del niño.

Por ejemplo, los profesionales de la educación pueden recomendar programas de intervención específicos para abordar las necesidades individuales del niño. También pueden proporcionar pautas para adaptar las actividades de aprendizaje y evaluar el progreso del niño a lo largo del tiempo.

Las estrategias y técnicas de apoyo son fundamentales para ayudar a los niños con dislexia a superar los desafíos de lectura y escritura. La enseñanza de la fonética y la conciencia fonológica, el uso de apoyos visuales, la retroalimentación y el refuerzo positivo, la adaptación del entorno de aprendizaje y la colaboración con profesionales de la educación son algunos de los enfoques efectivos que se pueden utilizar. Al implementar estas estrategias, los niños con dislexia pueden desarrollar habilidades sólidas de lectura y escritura, y alcanzar su máximo potencial académico.

Importancia de la detección temprana de la dislexia

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta la capacidad de lectura y escritura en niños. Es importante detectarla tempranamente para poder intervenir y brindarles el apoyo necesario para superar las dificultades que esta condición les presenta.

Uno de los síntomas más comunes de la dislexia es la inversión de letras al escribir. Los niños disléxicos suelen confundir las letras b y d, p y q, así como otras letras que se parecen en su forma, pero que tienen una orientación diferente. Esto puede dificultar su proceso de escritura y lectura, generando frustración y baja autoestima.

Es importante destacar que la inversión de letras al escribir no es exclusiva de los niños con dislexia, ya que es una etapa normal en el desarrollo de la escritura en los niños más pequeños. Sin embargo, cuando persiste en etapas posteriores de la educación primaria, puede ser un indicio de dislexia.

Existen diversas teorías que intentan explicar por qué los niños con dislexia tienen dificultades para reconocer y escribir las letras correctamente. Una de las teorías más aceptadas es la relacionada con problemas en la percepción visual. Los niños disléxicos pueden tener dificultades para distinguir las diferencias sutiles entre las formas de las letras, lo que les lleva a confundirlas.

Otra teoría sugiere que las dificultades en la conciencia fonológica, es decir, la capacidad de reconocer y manipular los sonidos del lenguaje hablado, pueden influir en la manera en que los niños con dislexia perciben y procesan los sonidos asociados a las letras. Esto podría llevar a errores al escribir y leer.

Es fundamental que los padres y educadores estén alerta ante posibles señales de dislexia en los niños, como la inversión de letras al escribir, dificultades para leer palabras simples, baja comprensión lectora y problemas para recordar secuencias de letras o palabras. Si se sospecha de la presencia de dislexia, es recomendable buscar la evaluación de un especialista en el tema.

Una vez confirmado el diagnóstico de dislexia, es importante implementar estrategias de apoyo y adaptaciones en el entorno educativo para facilitar el aprendizaje de estos niños. Se pueden utilizar técnicas como el uso de materiales visuales, el refuerzo de la conciencia fonológica mediante actividades específicas y el empleo de programas de lectura y escritura adaptados.

Es fundamental recordar que los niños con dislexia tienen muchas capacidades y talentos, y que con el apoyo adecuado pueden desarrollar todo su potencial. Es importante brindarles un ambiente de apoyo, paciencia y comprensión, fomentando su autoestima y motivación para aprender.

Mitos y realidades sobre la dislexia en niños

La dislexia en niños es un trastorno del aprendizaje que afecta la capacidad de leer, escribir y deletrear correctamente. Uno de los síntomas más comunes de la dislexia es la tendencia a escribir las letras al revés. Sin embargo, es importante desmitificar esta creencia y entender que la dislexia va más allá de este único aspecto.

La dislexia es un trastorno neurológico que afecta a aproximadamente el 10% de la población mundial. Se caracteriza por dificultades en el procesamiento fonológico, la memoria verbal a corto plazo y la decodificación de palabras escritas. Esto se traduce en dificultades para leer, escribir y comprender textos escritos.

Es común que los niños con dislexia tengan dificultades para reconocer y recordar la forma y el sonido de las letras. Esto puede llevar a que escriban las letras al revés o en un orden incorrecto. Por ejemplo, pueden escribir "b" en lugar de "d" o "p" en lugar de "q". Sin embargo, es importante destacar que no todos los niños que escriben las letras al revés tienen dislexia, ya que esto es algo que puede ser parte del proceso de aprendizaje normal en etapas tempranas.

Es fundamental que los padres y educadores estén atentos a las señales de la dislexia y busquen una evaluación profesional si sospechan que un niño puede tener este trastorno. Algunos de los signos tempranos de la dislexia incluyen dificultades para aprender el abecedario, confusiones frecuentes entre letras y números, lentitud al leer y escribir, y dificultades para recordar palabras comunes.

Casos de uso y beneficios de la identificación temprana de la dislexia en niños

La identificación temprana de la dislexia en niños es fundamental para proporcionarles las herramientas y el apoyo adecuados desde una edad temprana. Esto les permite desarrollar estrategias de compensación y superar las dificultades asociadas con este trastorno.

Una vez que se diagnostica la dislexia, se pueden implementar intervenciones específicas para mejorar la lectura y la escritura. Estas intervenciones pueden incluir terapia de lectura, ejercicios de conciencia fonológica y técnicas de compensación, como el uso de programas de dictado por voz o el uso de ayudas visuales.

La identificación temprana de la dislexia también ayuda a evitar la frustración y la baja autoestima que pueden experimentar los niños que luchan con la lectura y la escritura. Al comprender que su dificultad para leer y escribir no se debe a una falta de inteligencia o esfuerzo, los niños con dislexia pueden desarrollar una actitud más positiva hacia el aprendizaje y mejorar su autoconfianza.

Recomendaciones para padres y educadores

Si sospechas que un niño puede tener dislexia, es importante buscar una evaluación profesional lo antes posible. Un diagnóstico temprano y una intervención adecuada pueden marcar una gran diferencia en el desarrollo académico y emocional del niño.

  • Observa y registra las dificultades específicas que el niño presenta al leer y escribir.
  • Comunícate con los maestros y profesionales de la salud para buscar orientación y apoyo.
  • Proporciona al niño un ambiente de aprendizaje estructurado y sin distracciones.
  • Fomenta la lectura en voz alta y la práctica regular de habilidades fonológicas.
  • Utiliza herramientas tecnológicas y ayudas visuales para facilitar la lectura y la escritura.

La dislexia en niños va más allá de la simple escritura de las letras al revés. Es un trastorno del aprendizaje complejo que requiere una detección temprana y una intervención adecuada. Con el apoyo y las estrategias adecuadas, los niños con dislexia pueden superar las dificultades y alcanzar su máximo potencial académico y emocional.

Preguntas frecuentes

¿Qué es la dislexia?

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que afecta la lectura, la escritura y la ortografía.

¿Por qué los niños con dislexia escriben las letras al revés?

Los niños con dislexia pueden tener dificultades para reconocer y procesar los sonidos del lenguaje, lo que puede llevar a errores al escribir las letras al revés.

¿La dislexia solo afecta la escritura?

No, la dislexia también puede afectar la lectura, la comprensión lectora, la ortografía y la expresión oral.

¿La dislexia es un problema de inteligencia?

No, la dislexia no está relacionada con la inteligencia. Los niños con dislexia tienen dificultades específicas en el procesamiento del lenguaje, pero pueden tener habilidades y talentos en otras áreas.

¿Cómo se diagnostica la dislexia?

El diagnóstico de la dislexia se realiza a través de una evaluación completa que incluye pruebas de lectura, escritura, habilidades cognitivas y del lenguaje.

¿Te ha resultado útil este post?

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Dislexia en niños: ¿Por qué escriben las letras al revés? puedes visitar la categoría Educación.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir